lunes, 29 de junio de 2009

El don de la minúscula

Me permito ese pequeño juego de palabras, "el don de la minúscula", porque, a veces, una frase bien redactada, bien escrita, es todo un regalo, un don, para el lector. Y una oración mancillada con el pecado de la falta es, por desgracia, todo lo contrario. Estoy hablando, queridos lectores, estimadas lectoras, del uso correcto del don, tratamiento de cortesía para referirnos a quienes veneramos y tratamos con respeto.

No negaré que tal tratamiento se ha utilizado a menudo para dirigirse a mi persona y tampoco negaré que, en más de una ocasión, se ha empleado del siguiente ominoso modo:

*Estimado Don Mario...


Huelga decir que lo correcto habría sido:

Estimado don Mario...


Excepto reyes, véase Don Juan Carlos de Borbón, nos abstendremos de hacer más mayúsculo a quien ya se le ha otorgado la protocolaria fórmula de respeto.

Buenas noches,
Mario

7 comentarios:

  1. Pues gracias de verdad, don Mario. Va a tener en mí a una discípula de primera...

    ResponderEliminar
  2. Ese post iba dedicado a usted, Carmen, por supuesto.

    Buenas noches,
    Mario

    ResponderEliminar
  3. Buenas don Mario. Me alegro mucho de que haya dado el gran paso de crear un blog. Gracias por su aportación a la lengua española, y gracias también a su sobrino, que esperamos conocer algún día.

    Ya he puesto un enlace a éste su blog en el mío, que aunque no es muy frecuentado, espero ayude a traerle más visitas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muy agradecido, don Molusco.

    Buenos días,
    Mario

    ResponderEliminar
  5. Estimado d. Mario:

    Se le disculpa por su acendrado republicanismo: Don Juan de Borbón no fue rey.

    Otra cuestión, d. Mario: me pregunto si es error o voluntad tratar de don a don Molusco y hurtar el doña a doña Carmen. Usted me ilustrará.

    Atentamente,

    ResponderEliminar
  6. Estimado don Passy,

    No sé a qué se refiere con Don Juan o no Don Juan. Respecto al tratamiento para con Molusco o Carmen, no me sea usted quisquiquilloso. (Sí, ya sé que se dice quisquilloso.)

    Buenas tardes,
    Mario

    ResponderEliminar
  7. Disculpe usted d. Mario, me pareció leer padre donde dice hijo o derechos dinásticos donde dice reino. En fin; no tengo su edad, pero le supero en carencias.

    Atentamente,

    p.d. No lo veo entre sus aficiones, sin embargo me permito recomendarle un librito que tal vez sea de su interés: el afamado escritor George Orwell escribió años ha "1984" en el que se describe con precisión un "Ministerio de la Verdad" que asusta mucho.

    ResponderEliminar