viernes, 3 de julio de 2009

El chocolate espeso, las hostias con hache

Hace poco mi sobrino me enseñó una foto (la pueden ver ustedes mismos) que hicieron unos amigos suyos en El Cairo. Todo el mundo sabe lo hábiles comerciantes que son los cairotas y cómo aprovechan cualquier recurso para atraer la atención del cándido turista. A veces, una gracieta supone el mejor reclamo en términos de márketing y sí, escribo márketing como lo he escrito.

Qué duda cabe de que fue uno de esos simpáticos turistas el que tuvo a bien atender la demanda del cairota mercader. Le pidió que le escribiera las verdades del producto y que añadiera una palabrota. Bien, estamos ante el clásico ejemplo de iletrado tontorrón. Hostia es con hache, y lo ha sido ahora y lo fue cuando Godoy alternaba con Maria Luisa de Parma.


Me refiero, obviamente, a las dos acepciones principales que tiene el término 'hostia'. Esto es, la del cuerpo de Cristo, digamos, y la de golpe, mamporro, mal humor o simplemente interjección de asombro, sorpresa o admiración.


En este caso, la RAE fija el término sin ambages. Otra cosa es que los hablantes se hayan enterado y es que parece que, al ser un término malsonante, se puede escribir de cualquier manera.


Buenos días,

Mario


9 comentarios:

  1. Ayer mismo mantenía esa discusión con unas cuantas personas que yo tenía por leídas, y que aseguraban que las hostias que da el cura en misa eran con h y las que da fuera de ella sin h, así como las palabrotas. Pues no. Yo creo que esa h se suprime, en el caso de las administradas vía mamporro, en una especie de complejo gazmoño y meapilas, por diferenciarlas del cuerpo consagrado de Cristo, lo cual no tiene mucho sentido, sobre todo si tenemos en cuenta que la sangre de Cristo se convierte en vino, o al revés, no sé. Creo que me he hecho la picha un lío, ¡la hostia!

    ResponderEliminar
  2. Estimado Dick Grande,

    Muchas gracias por su enjundioso, ponderado y agudo mensaje.

    Buenos días,
    Mario

    ResponderEliminar
  3. Don Mario,

    Me ha encantado la lección de hoy, porque su blog es la hostia, casi la hostia en vinagre. Aquí se aprenden cosas, al tiempo que uno se divierte, pues tiene usted (¿Vd., Ud., Usted,? ¿Cuál es la forma correcta?) una forma tan elegante de escribir, que a mí ya me suda la polla de ver por el espacio cibernético tanta gente que escribe tan mal y se me hace la picha un lío, cuando leo ciertos artículos que parecen escritos, no con la pluma ni el teclado, sino con el culo, de forma que, lógicamente, muchas veces resultan ser una puta mierda. No es éste el caso de su espacio, sino todo lo contrario.

    Y me pregunto yo: ¿qué tendrá que ver la puta o la puñetera hostia con la hostia consagrada? Claro, si uno anda por el mundo con este lenguaje, se expone a que algún desalmado le pegue un par de hostias, o un hostión, o lo que sea.

    Adentrándonos en el terreno de lo marginal, ¿podría usted, don Mario, decirme cuál es el masculino de “puta”? Le pregunto esto para ir a la contra de esa corriente de feminismo que intenta feminizarlo todo.

    Podría usted un día hablarnos de la gilipollez que es utilizar ciertas palabras como “presidenta”, “jueza”, y otras del mismo estilo, porque, en ese caso habría que decir también “amanta”, “estupideza” o “sensateza”, si nos referimos a mujeres, y tendríamos el dilema de decir “fuente” o “fuenta”.

    Añado que Ostia es el puerto de Roma.

    Buenas tardes y un cordial saludo, don Mario.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  4. Estimado Don Antonio*,

    Caramba, qué vehemencia la suya, pardiez. En fin, me alegra, claro, su mensaje, pero bueno, espero que no haya niños leyendo, como se suele decir. Agradecido quedo, faltaría más, espero que no me malinterprete usted. (A mí me gusta usar 'usted' o 'Vd.', pues el término viene de 'vusted', así que por una nostalgia añeja, me parece apropiado su uso.)

    Respecto al tema de la prostitución masculina, tenemos el vocablo 'puto', que se usa en México, pero que se refiere más a conductas homosexuales, si no me equivoco. Sólo se me ocurre, amigo Don Antonio, el extranjerismo 'giggolo'.

    Sobre el último punto que presenta, no estoy yo del todo de acuerdo en ese encorsetamiento del género. ¿Qué hay de malo en 'presidenta' de la Academia o en la 'jueza' del Tribunal Supremo? Si se puede poner en femenino y no suena a rayos, pues estupendo. El caso de 'miembra' es más complicado, pero el de 'clienta', por ejemplo, lo veo igual y nadie se rasgó las vestiduras por ello.

    El lenguaje es tremendamente masculino, por la influencia del monoteísmo, Islam, judaísmo y cristinianismo, que creen en un Dios varón y viril. Seamos capaces de ceder un poco, estimados y amigos (y no pongo amigas porque se entiende la neutralidad de la palabra electa.)

    Buenas noches y hasta el lunes,
    Mario


    *Con mi colega Don Antonio hago una excepción con la fórmula de respeto o cortesía y pongo el 'don' con mayúscula a sabiendas de la transgresión, son cosas nuestras.

    ResponderEliminar
  5. Estimado don Mario,

    Me satisface el equilibrio y la sensatez de su comentario. Quiero decirle que me he tomado la libertad de hacer una referencia elogiosa y encomiástica, tal como Vd. se merece, a su blog en mi espacio. Puede trasladarse a mi blog y comprobar las palabras que le he sustraído, al tiempo que podrá comprobar si mi iniciativa se adapta a sus deseos y no ha sido una intromisión atrevida e irreverente en su casa.
    Le envío todos mis respetos, estimado don Mario.
    Don Antonio

    ResponderEliminar
  6. Es una maravilla de entrada, llena de razón y con un excelente sentido del humor. Me ha encantado tu blog. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. La entrada, excelente... pero los comentarios son para enmarcar.

    Un saludo, don Mario, y un beso... si me lo permite.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  8. Estimadas Elena y Soledad,

    Sean bienvenidas y gracias por sus muestras de afecto.

    Hasta pronto,
    Mario

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué dicen los curas vascos al dar la comunión?
    - ¡Ahí va la hostia!

    ResponderEliminar