lunes, 20 de julio de 2009

La Luna es mayúscula

ESTE ARTÍCULO SE ENCUENTRA EN REVISIÓN.

E
n estos días en los que andamos con la celebración de los cuarenta años del abordaje del hombre a la Luna, comprobamos como este topónimo va y viene de aquí para allá. En algunos medios de comunicación, veremos que escriben el término con ele minúscula, y en otros, con ele mayúscula. (Para gustos, los libros de estilo). Pues bien, la confusión obecede a una mala consulta de lo que nos dice el DRAE, que cumple con su trabajo, cierto es, otra cosa es que lo difunda como a algunos nos gustaría, labor ésta para lo que no nos queda más remedio que remangarnos la camisa y ponernos a la faena.

Si uno echa un rápido vistazo a la entrada 'luna', verá que aparece en primer lugar en minúscula, en su modo genérico. Se usará así en frases como 'Júpiter tiene dieciséis lunas', es decir, cuando se hable de la luna como cosa genérica y no cómo la que hace hoy cuarenta años tuvieron a bien hollar los laureados Edwin Eugene Buzz Aldrin y Neil Armstrong. En el resto de casos, cuando hablemos de la Luna como ese satélite sin luz que tanto excita a los licántropos, la pondremos con mayúscula. "Esta noche hay Luna llena".

Lo dice bien claro el diccionario de la Real Academia:

ORTOGR. Escr. con may. inicial.

Lo mismo ocurre con el astro que nos da la vida y que fue objeto de culto divino por no pocas culturas ancestrales: el Sol.

32 comentarios:

  1. Don Mario,

    Muchas gracias por el conciso, pero exacto y útil, consejo que me da en su penúltimo escrito. Lo tendré en cuenta.

    Sobre este uso de la palabra Luna/luna, como Vd. puede imaginarse, dada mi afición y apego a las mayúsculas, le diré que hasta ahora siempre lo he escrito en mayúscula, pero, a partir de ahora, entendida y bien entendida la contundente explicación que Vd. nos ha regalado, de mi pluma saldrá luna cuando proceda y Luna cuando proceda también.

    Un cordial saludo, don Mario.

    Buenas tardes.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  2. Don Mario,

    Se le ha escapado un gazapo de teclado. Donde dice "alcestrales", debería, en mi opinión, decir "ancestrales".

    Buenos días.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Estimado d. Mario:

    Al hilo de su última entrada, le propongo un tema para una próxima.

    la frase "Estos días que andamos con la celebración de..." ¿es correcta?

    la elipsis de la preposición y el artículo ¿es adecuada?

    ¿No estaría mejor construida "Estos días en los que..."?

    Usted me iluminará.

    Atentamente,

    ResponderEliminar
  5. Quizá suene mejor la propuesta de Passy, pese a incurrir en un empleo de palabras algo contrario a ese ideal de toda habla que es la economía.

    Gracias por sus oportunos apuntes.
    Buenos días,

    Mario

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por el recordatorio.

    Pero, verá usted, no me queda claro si el "como" de la oración "comprobamos como este topónimo va y viene de aquí para allá" lleva o no tilde. Me parece importante diferenciarlo de otros usos como conjunción o adverbio de modo; sin embargo, también sé que no es un adverbio interrogativo ni exclamativo.

    Espero su respuesta.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Estimada señora donna nobile (y a todos en general),

    No me sean Vds. tan pejigueros, que si esta tilde, esta construcción, esta errata. Se trata de aprender entre todos, no de tocar las narices a este anciano que hace lo que puede para sumarse al carro de las nuevas tecnologías. Deporte desgraciadamente español, éste de malmeter sutilmente. A la Guerra Civil se llegó de similar modo, acumulando detallitos similares.

    Buenas tardes,
    Mario

    ResponderEliminar
  8. Hombre, don Mario, no tenga usted cara y eche la culpa de sus errores siempre a la tecnología, que en ese caso los demás pueden hacer lo mismo. Yo creo que alguien como usted, que se ha dedicado a rastrear blogs en busca de errores de mucha menor importancia que un "cómo" sin acentuar, debería presentar sus textos impolutos.
    Por lo demás le sugiero como tema uno que me irrita mucho y es esa manía, cada vez más extendida, de eliminar los signos de apertura de interrogación y exclamación, no se si por pura vagancia o por un calco del inglés y otras lenguas bárbaras. ¡Joder!

    ResponderEliminar
  9. Don Dick Grande,

    Vd. me cae bien y comparto todas sus opiniones. Don Mario sabe perfectamente que el "cómo" del que nos habla "donna nobile":

    "comprobamos cómo este topónimo va y viene de aquí para allá"

    debe llevar tilde, porque introduce una interrogativa indirecta.

    En cuanto a la supresión del signo de interrogación al principio, le comunico yo, que, sin ser catalán, vivo en Cataluña, que también puede ser un barbarismo catalán, porque en Catalán sólo se ponen los signos de interrogación al final.

    Desconozco si en los artículos del "Estatut" se incluye alguno que haga referencia a una supuesta subordinación del Castellano al Catalán.

    Buenas noches.

    Don Antonio

    PS.: Vds. me perdonarán mi abuso de las mayúsculas: cada uno tiene sus manías.

    ResponderEliminar
  10. Don Antonio, usted también me cae bien, y don Mario unos día sí y otros no.

    Simplemente añado a su comentario que sucede lo mismo con el vasco o euskara, en lo referido a los signos de interrogación y exclamación, aunque dudo que el barbarismo venga de ahí, o del catalán, yo lo achaco más bien a las nuevas tecnologías y el modo apresurado en que estas nos obligan a escribir, las muy perras.

    ResponderEliminar
  11. Dick Grande es también a veces un Hijo de Satanás

    ResponderEliminar
  12. Arturo González de Castro23 de julio de 2009, 8:22

    Estimado d. Mario:

    Como dicen ahora los cursis, permítame decirle desde el cariño que debría usted ajustarse a lo que predica y admitir las críticas que recibe con algo más de flexibilidad, porque da la sensación de que, en su caso, no es lo mismo predicar que dar trigo. Lo mismo corrige con nocturnidad una entrada que echa con cajas destempladas a un comentarista que señala amablemente errores gramaticales e-videntes.

    Finalmente, el constante uso que hace del DRAE parece estar en desacuerdo con la bandera que enarbola bajo el título de su blog.

    A tenor de la fotografía que nos muestra, tiene usted el aspecto de un hombre afable, capaz -estoy seguro- de manejarse de la misma forma en el papel y en la pantalla. Por eso, me permito, tal vez con una confianza inmerecida, dirigirle estas lineas, exhortándole a escuchar a sus interlocutores teniendo en cuenta que este medio en el que ahora se desenvuelve es rápido como el viento y que después de pulsar la tecla "enviar", el chico de la editorial no viene con las galeradas.

    Reciba el cariñoso saludo de un torpe anciano que ha encontrado en usted el ánimo necesario para regresar a los libros de gramática, después de tantos años.

    ResponderEliminar
  13. Señor González de Castro,

    Muy agradecido por su pertinente comentario. Estoy de acuerdo en algunas de sus aseveraciones, pero rogaría también que nos ciñéramos a los temas expuestos, a las discusiones propiamente lingüísticas, y no tanto a otros asuntos que no interesan a nadie.

    Un cordial saludo.

    Buenas tardes,

    Mario

    ResponderEliminar
  14. Don Mario,

    ¿Podría Vd., cuando tenga tiempo y ganas -que son dos cosas diferentes-, explicarnos el origen y el significado de las siguientes expresiones?

    - Estar en la luna de Valencia
    - Estar en la luna
    - Ser un lunático (o una lunática)

    y ¿qué opina de esta frase en Latín:
    "Luna mutabilior" [Más cambiante que la luna]?

    Le estaré muy agradecido. Como siempre.

    Buenas noches.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  15. Don Mario,

    No sé si debe escribirse "Estar en la luna" o "Estar en la Luna".

    Esto de las mayúsculas me vuelve loco (más todavía).

    Un saludo y buenas noches nuevamente.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  16. Don Antonio,

    a la ~.

    1. loc. adv. coloq. a la luna de Valencia.

    a la ~ de Paita.

    1. loc. adv. coloq. Chile y Ec. a la luna de Valencia.

    a la ~ de Valencia.

    1. loc. adv. coloq. Frustradas las esperanzas de lo que se deseaba o pretendía. Dejar, quedarse a la luna de Valencia.

    Buenas noches,
    Mario

    ResponderEliminar
  17. Y sobre si uso o no uso, recurro o no recurro al DRAE, y la leyenda que reza en la cabecera del título de mi blog, diré que la desidia no está en las magníficas ediciones del diccionario tradicional y del Panhispánico, sino en los modos de transmitir, divulgar y difundir esos conocimientos y enjundiosas investigaciones. Porque no esperen que desde la prensa vaya a surgir una iniciativa de ese tipo.

    Buenas noches,
    Mario

    ResponderEliminar
  18. Arturo González de Castro24 de julio de 2009, 8:46

    Don Mario:

    No entendí al princpiio este último comentario. La prensa tuvo que correr al ordenador, como tantos otros, antes de quedarse como estatua de sal. Eso es todo. La prensa ni está ni se le espera como guardián de un uso adecuado de la lengua. La prensa en uno de los mayores problemas de la lengua de la mañana a la noche, del papel a la radio.

    Tuve la impresión de que su divisa iría algo más allá de la mera comunicación de los contenidos de los diccionarios al uso. Pero no. Tiene usted razón. Sea cual sea el medio, el lenguaje será siempre una herramienta y cuanto mejor calibrada esté mejor servirá a nuestro trabajo.

    Sea pues entendido su lema como el del caballero leal que carga con las obligaciones de su Reino preso en la maquinaria de su propia administración. Ardua tarea.

    Un cordial saludo,

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Sr. Hijos de Satanás,

    Gracias y muchas por sus elogios. Vd. también me cae bien a mí, a pesar de su pseudónimo. ¡Menudo pseudónimo ha ido Vd. a escoger! Muy errado anda Vd., pienso yo, si con ese nombre tiene Vd. la intención de triunfar. ¿O es que tal vez pretende Vd. amedrentar a diestro y siniestro con tan especial pseudónimo de malditas referencias bíblicas?

    Y una pregunta: ¿Vd. es uno como Dios, o es múltiple como la Santísima Trinidad? Lo digo por eso del plural..

    En cualquier caso, que Dios nos coja confesados.

    Cordialmente le saluda,

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  21. Reconozco que me faltan conocimientos de sintaxis, pero mi duda ha quedado resuelta: ese "como" lleva tilde; y no quise tocarle las narices, don Mario, pero me hizo dudar.

    Bueno, gracias y hasta pronto a todos.

    ResponderEliminar
  22. Y otra cosa: yo no soy española, así que ¿me puede aclarar el significado de la palabra "pejiguero", por favor?

    Tenga esa amabilidad; mire que me he esforzado mucho en escribir este comentario, puesto que, como buena adolescente, ando pasada de copas.

    ResponderEliminar
  23. pejiguera.

    (Del lat. persicarĭa, duraznillo, de persĭcus).


    1. f. coloq. Cosa que sin traernos gran provecho nos pone en problemas y dificultades.

    Estimada señora donna,

    Hay una cosa llamada diccionario. Donde se resuelven las dudas que usted plantea. De la Real Academia Española, en este caso.

    Buenas noches,
    Mario

    ResponderEliminar
  24. Sí, don Mario, sé que existe el diccionario, lo consulto casi todos los días, pero usted puso la palabra en plural: "pejigueros", entonces yo supuse que el singular que debería estar en el diccionario era "pejiguero"; busqué eso y no lo encontré. ¿De dónde podía yo sacar que se trataba de un nombre femenino si no dispongo de otro contexto donde haya sido mencionado?

    ResponderEliminar
  25. En ese caso, retiro lo dicho. Vuelva por aquí más a menudo. Ésta es su casa.

    Buenas tardes,
    Mario

    ResponderEliminar
  26. Querido don Antonio, Hijos de Satanás es un seudónimo de uso colectivo con el que dejé, por equivocación un comentario en este blog, es decir hay más hijos de Satanás, aparte de un servidor, qué más quisiera yo que tener una personalidad múltiple. En realidad soy el señor Grande, que ya ha aparecido por aquí otras veces, aunque usted no va desencaminado al decir que no tengo buen tino eligiendo alias o títulos, publiqué un libro llamado 'La polla más grande del mundo' y un blog con el mismo nombre y se me llenó de pajilleros. La polla era en realidad una gallina gigante, pero bueno, no se entendió el chiste.
    En fin, no nos despistemos, aquí a lo que estamos, a mí me duelen también muchos los tí de los que hablo nuestro amigo don Mario en el siguiente post, creo que no tanto como a él, pero fue algo que calmó al cielo verlo en la publicidad electoral del PSN (Partido Socialista de Navarra) creo, seguro que unos cuantos filólogos dejaeron de votarles.

    ResponderEliminar
  27. Clamó, clamó al cielo, antes de que me muerdan la yugular.

    ResponderEliminar
  28. Un servidor más que pejiguero es tocapelotas (profesional) y saco pecho cual palomo en celo para decirle, don Mario, que luna llena NO se escribe con mayúscula (ni la nueva ni el cuarto menguante) pues no se refiere al nombre del satélite, sino a la parte visible del satélite mismo.

    Y con esto dejo por esta noche de repasar sus interesantes elucubraciones.

    ResponderEliminar
  29. Lo cierto es que aquí tengo dudas. Estoy por eliminar este artículo, señor Quercus. Se usa la mayúscula cuando se habla del satélite como topónimo: "Pisaron la Luna". En el resto de los casos, "hoy hay luna llena", va con minúscula. Igual sucede con el sol.

    ResponderEliminar
  30. No creo que sea necesario eliminar el artículo, yo añadiría una nota correctora al final del mismo... pero cada uno en su casa que cocine como quiera.

    En cuanto al tema de las mayúsculas, creo que es un error atávico que arrastramos desde los tiempos en que se pensaba que nuestro satélite era único y que nuestro sol no era una estrella.
    Personalmente opino que deberíamos llamarles Helios y Selene.

    Salud, Don Mario.

    Quercus

    ResponderEliminar
  31. Estoy de acuerdo con Quercus. La norma hay que saberla, pero es el escritor que decide seguirla o no, segun el matiz, tono, o significado poético que se le quiera dar.

    ResponderEliminar