lunes, 6 de julio de 2009

Una efeméride, dos efemérides

Ya arrancada la semana, retomamos la actividad en este nuestro predio virtual, con los bríos necesarios para abordar aquellos aspectos de la lengua más esquivos para el común de los hablantes. No querría comenzar este post sin antes dedicar unas palabras a mi buen amigo Don Antonio Martín Ortiz*, para con quien no tengo sino palabras de gratitud, al tiempo que de admiración.

Martín Ortiz es un tipo que, como me comenta por correo electrónico, ha decidido que no se casa con nadie y que es tal cual es. Ni una cosa ni otra, y al que no le guste, que se rasque. Y de ese ejercicio de libertad sólo pueden salir cosas buenas, como es cosa buena su blog, en el que he tenido el gusto y el honor de ser protagonista, como pueden comprobar en este enlace:

http://antoniomartnortiz.blogspot.com/2009/07/el-blog-de-don-mario-moliner-un-espacio.html

Dicho esto, vayamos al tema. Hoy, que se celebran las fiestas de San Fermín, también conocidas como Sanfermines (sí, así todo junto y con mayúscula, como también escribimos Navidades, todo junto y con mayúscula). Más de uno pensará que esos festejos se pueden calificar como una efeméride... Pues no. Son simplemente una celebración, unas fiestas. Una efémeride, amigo lector, es lo que nos recuerda la RAE:

1. f. Acontecimiento notable que se recuerda en cualquier aniversario de él.
2. f. Conmemoración de dicho aniversario.

Y lo que no recuerda tanto la RAE, en su tónica calientasillones habitual, es que el término efémerides es completamente incorrecto si se quiere dar un uso singular al mismo. Se cansa uno de escuchar la cantilena de los locutores de radio con el "Hoy se celebra la efemérides del centenario de Onetti". No señor, se celebra una efeméride, en singular sin ese que valga.

Por un exceso de prudencia, y de ignorancia, es por donde se nos cuelan las faltas. Porque es cierto que caries no admite la amputación de esa ese final. Tanto en singular como plural, caries seguirá siendo caries, no así con la voz efeméride, sin ese en el singular, que viene, por cierto de efêmero/a, es decir, que dura un día.

Buenas tardes,
Mario

*La única persona con la que me permito el uso del 'don' con mayúscula, a pesar de su incorrección.

6 comentarios:

  1. Me parecía que le había pillado en un renuncio. El asterisco me ha devuelto a la realidad. Con usted, no hay quien pueda.

    Muy buenas tardes

    ResponderEliminar
  2. Estimado don Mario;

    Muchas gracias por el perfil que hace de mi persona en este escrito suyo. Asumo todos los calificativos que me atribuye y tengo que decirle que su perspicacia es total: me complacen y me gustan. No voy ahora a caer en la falsedad o ser víctima de una innecesaria modestia y decir que son inapropiados o excesivos: yo soy así y Vd. ha atinado.

    También es verdad todo lo que digo sobre Vd., aquí y en mi espacio. Podrá comprobar que he añadido en mi espacio lo que Vd. opina sobre mí. Y todo ello con mucho orgullo. Resulta que yo, que no tengo abuela desde hace ya mucho tiempo, ejerzo de mi propia abuela. Ya habrá, y los hay, quien me vilipendie, pero de buen seguro que no voy a ser yo mismo. Sería una forma de ser estúpido, y no hay nada más alejado de mis intenciones.

    Quiero añadir a su exquisita explicación, no para Vd., porque estoy seguro de que Vd. ya lo sabe, sino para alguno que otro lector no tan avezado en el conocimiento de la Lengua, que “efímero”, y consecuentemente “efeméride”, procede del Griego ἐπὶ ἡμέραν [epí heméran] (durante un día) que normalmente evoluciona a ἐφίμεραν [ephímeran].

    Buenas noches, don Mario.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  3. Don Mario,

    No se preocupe por lo de escribir en Griego. Es muy fácil. Un día de éstos le indico cómo se descarga el programa y cómo se utiliza. Es mucho más fácil de lo que la gente se cree. Pero que no se entere nadie, porque así podremos los dos vanagloriarnos de nuestros conocimientos informáticos.

    Buenas noches, don Mario.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  4. Don Antonio,

    Me parece estupendo. Gracias otra vez. Pero dilate usted el tiempo en que cumple esa enésima petición mía, y así no le puedo pedir más favores en una temporada. Mi sobrino, como ve, está últimamente a otras cosas.

    Un saludo y muy buenas noches,
    Mario

    ResponderEliminar
  5. Apolinar Moscote7 de julio de 2009, 9:27

    Pardiez, pardiez, pardiez. Vaya dupla asesina se ha juntado, en el buen sentido. Dan miedo ustedes dos.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Apolinar,

    No tenga Vd. miedo de nosotros: somos gente de bien. Nosotros lo único que hacemos es poner cada cosa en su sitio.

    Don Mario,

    Por correo electrónico le he enviado dos archivos. Espero que los haya recibido bien.

    Cordiales saludos para ambos, Sr.Apolinar Mascote y don Mario.

    Don Antonio

    ResponderEliminar