domingo, 2 de agosto de 2009

Digresión

Leo un comentario de un escritor, más o menos aficionado, pero hombre de letras, no diré su nombre por respeto, aunque es como el de un famoso futbolista, la siguiente frase: "Te quedas con las ganas de conocer la "historía" que transcurre en el Congo ¿disgresiones de Nabokov?".

Que un aficionado a la literatura, que presume de leer a Nabokov, se permita un patinazo de semejante cariz, le hierve la sangre a uno, y la tensión de uno no está para tarambambanes, o como se diga.

Digresión, digresión, digresión.

digresión.
(Del lat. digressĭo, -ōnis).
1. f. Efecto de romper el hilo del discurso y de hablar en él de cosas que no tengan conexión o íntimo enlace con aquello de que se está tratando.

La causa de este error puede venir de de la asociación mental a términos que pueden resultar familiares como disquisición, discusión...

Un dislate, eso es lo que es.

Buenas noches,
Mario

28 comentarios:

  1. Leída y aprendida la lección de hoy: digresión, digresión, digresión.

    Yo no puedo presumir de leer a Vladimir Nabokov.

    Buenas noches don Mario, y cuide esa tensión

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. cariz.

    (De or. inc.; cf. cat. carís).


    1. m. Aspecto de la atmósfera.

    2. m. Aspecto que presenta un asunto o negocio.

    ResponderEliminar
  4. Don Mario,

    No sea Vd. tan cauto ni tan prevenido, que eso no es ser respetuoso. La verdad debe ir por delante. Haga Vd. el favor de prevenirnos contra ese pseudo-escritor, para que no leamos sus artículos y poder evitar así contaminarnos de su mal escribir.
    El hecho de que sea su nombre como el de un afamado futbolista no nos ayuda a los que de fútbol no entendemos ni un pimiento.
    Díganos, por favor, cuál es su nombre. Tranquilo, que no le vamos a hacer daño alguno por no saber escribir a ese personaje: sólo vamos a evitar sus escritos.

    Si no lo hace, podemos vernos impelidos a pensar que es un amigo suyo.

    Buenas tardes.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  5. Estimado Don* Antonio,

    Mantendré su nombre en el anonimato, por ser 'amigo'. Bueno, ya me entiende, de estas amistades virtuales de ahora...

    Buenas tardes,
    Mario

    ResponderEliminar
  6. Le comprendo, don Mario. Ya lo decía la Biblia, oséase, la palabra de Dios:

    “Amice, non facio tibi iniuriam”
    [Vulgata, Mateo 20.13]
    (Amigo, no te voy a hacer ningún daño)

    Cordialmente le saluda.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  7. Pues a fuer de ser sincero, hasta hace solo unos meses iba yo soltando "disgresiones" a diestro y siniestro. En una de esas ocasiones, al ir a verificar alguna de sus acepciones en el DRAE, me quede de piedra al constatar que no existían las "disgresiones" sino las digresiones. ¡Con la de miles de veces que lo habré leído la palabreja de marras! Y es que muchas veces uno lee (o ve) lo que quiere y no lo que es.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto: algo similar me pasó con pergeñar que yo, vaya Vd. a saber por que, me obstinaba en transformar en “pergueñar”, hasta que una risotada en alguna reunión profesional me sacó, además de los colores, del error.

    ResponderEliminar
  9. El mismo escritor que os digo suelta esto ahora:

    "varios meses en coma y, cuando por fin va a ser trasladado a España, el avión se avería..., a grosso modo."

    Cuán dura es la vida del amante del lenguaje.
    Buenas tardes,

    Mario

    ResponderEliminar
  10. Señores,

    No hace falta aclarar que es suficiente con decir:

    “grosso modo” (a grandes rasgos)
    “motu propio” (por propia iniciativa),

    expresiones latinas ambas que ya significan todo lo que tienen que significar, sin que sea necesario añadir la preposición “a”.

    Ahí va eso.

    Buenas tardes.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  11. Don Carlos,

    Haga Vd. el favor de poner algunos acentos y alguna que otra coma:

    “Pues, a fuer de ser sincero, hasta hace sólo unos meses, iba yo soltando "disgresiones" a diestro y siniestro. En una de esas ocasiones, al ir a verificar alguna de sus acepciones en el DRAE, me quedé de piedra al constatar que no existían las "disgresiones" sino las digresiones. ¡Con la de miles de veces que lo habré leído, la palabreja de marras! Y es que muchas veces uno lee (o ve) lo que quiere y no lo que es”.
    .
    “Por cierto: algo similar me pasó con pergeñar que yo, vaya Vd. a saber por qué, me obstinaba en transformar en “pergueñar”, hasta que una risotada en alguna reunión profesional me sacó, además de los colores, del error”.

    Ahí queda eso.
    Buenas tardes.

    Son Antonio

    ResponderEliminar
  12. Don Antonio (que no 'Son'),

    Hoy le voy a enmendar a Vd. la plana. Es 'motu proprio' y no 'motu propio'. Un académico de su altura debe saberlo.

    Y haga Vd. el favor de no corregirme a mis comentaristas, hombre, las comas y las tildes son asunto de cada cual. Aquí estamos para asuntos mayores, y ya dije hace poco que la escritura en formato blog es ágil y rápida, a vuelateclado y, por tanto, susceptible de contener erratas que nosotros pasaremos por alto.

    Desde la admiración y el respeto se lo digo.

    Buenas tardes,
    Mario

    ResponderEliminar
  13. Don Mario,

    Tiene Vd. más razón que un santo. En lo sucesivo, instado por sus consejos y también “motu proprio”, evitaré todo tipo de comentarios y críticas excesivas, sobre todo a sus comentaristas, en uso del sentido común, y también para evitar que alguno, o alguna, huya espantado de su espacio.

    En mi defensa, además de un “mea culpa” por el “lapsus” en el que he incurrido, me permito citarle unas palabras de Horacio:

    “Et idem indignor quandoque bonus dormitat Homerus”
    (Ars Poetica, 358-9)
    (Y yo mismo me indigno siempre que el bueno de Homero se despista)

    Reciba, don Mario, un cordial saludo desde el respeto y la admiración.

    Buenas tardes.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  14. Entiende ahora, don Mario, mi miedo a escribir en su blog?
    Un saludo a los dos, son geniales

    ResponderEliminar
  15. Amiga Begoña,

    Por la parte que, según creo, me corresponde: muchas gracias por tus palabras halagadoras. Por si hay alguien que todavía no lo sabe, las que son realmente geniales son las fotografías que tienes colgadas en tus dos blogs.

    Cordialmente te saludo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  16. "Motu proprio", a "vuelatecla", y sin ninguna digresión, exclamo:Caramba, qué blog más atinado!

    ResponderEliminar
  17. Muchisimas gracias don Antonio, pero creo que esto sí es "digresión"... hablar en este espacio de fotografías.
    Un cordial saludo y sigan debatiendo, que se aprende mucho de los dos

    ResponderEliminar
  18. Yo quiero saber qué decía Passy, al que le han eliminado la entrada.

    ResponderEliminar
  19. Buenas noches.

    Por lo que veo ya sé que no se detiene en nimiedades como las comas, pero es que a mí, que soy un subproducto de la EGB y el BUP, nadie ha conseguido explicarme donde coño tengo que poner un punto y coma... y me trae por la calle de la amargura, la verdad. Pido su ayuda y su comprensión, que no compresión, para deshacer este entuerto que me persigue desde hace décadas.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  20. Qué gran pregunta, Contenedor Amarillo; los puntos y las comas...; sin sarcasmo, Contenedor Amarillo. Un saludo. (Ves, seguro que he escrito esto mal y perjudico la salud de don Mario.).)::);,;)/)..),;:`^+¨. Maldita puntuación...

    ResponderEliminar
  21. Estimado Contenedor Amarillo,

    Cuando no sepa Vd. si colocar una coma o un punto, es precisamente en ese momento en el que el punto y coma debe salir a escena. Espero le sirva mi respuesta.

    Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, comunico a mis fieles lectores que servidor está para corregir, no para resolver dudas. Para lo segundo, la RAE y 'el Panhispánico'.

    Buenas tardes,
    Mario

    ResponderEliminar
  22. Estimado Dick Grandy,

    El autor de este blog no ha eliminado ninguna entrada. Fue el autor del comentario quien la eliminó. Se le ve a Vd. poco ducho en el ámbito de la blogosfera.

    Buenas tardes,
    M

    ResponderEliminar
  23. Gracias D. Mario por su respuesta.

    Entonces, como hecha la ley, hecha la trampa, ¿será suficiente con que en vez de plantear una duda, escribir unas frases en las que la duda aparezca, para su corrección?

    Molusco... que cizañero andas. Jajaja...

    ResponderEliminar
  24. Debo decir que el blog me parece maravilloso e inquietante casi a partes iguales. Es maravillosa la defensa a ultranza del lenguaje y el particular sentido del humor del autor; es inquietante advertir en ocasiones (quizás es sólo mi impresión), que semejante lucha a capa y espada se torna petulancia, como si todo el mundo estuviera obligado a escribir a la perfección, como si la cataruda moral y humana de un individuo dependiera casi exclusivamente de este factor, como si no hubiera cosas más importantes en la vida y todos tuviéramos que ser "profesores" de algo...

    De parte de un tipo que en su día suspendió latín y al que le importó una vaina, diré que alguno por aquí parece estar "non compos mentis".

    (En estado de desorden mental).

    Y también diré que es fabuloso poner una frase en una lengua muerta e inmediatamente parecer más listo. Gratificante de cojones.

    Tampoco hace falta escribir siempre como si nos dirigiéramos a la Reina de Inglaterra, copón.

    Saludos,

    Mikel.

    ResponderEliminar
  25. Usted, señor Mario Moliner, tiene muy mala uva. Cuando se siente herido deja siempre algún recadito, como escribir incorrectamente el nombre de su ofensor. Grande, señor Grande, no Grandy. Ah, que ha sido otra vez un fallo de su teclado...

    Efectivamente, soy bastante torpe en la blogosfera, no sabía que el propio autor de un comentario puede borrarlo una vez publicado (aunque, de todos modos, yo no decía que fuera el autor del blog quien eliminara la entrada de Passy). Lo que me sorprende es que usted, que se confesara hace algunas semanas un recién llegado a esa blogosfera, se dedique ahora a mofarse de la impericia del resto. Ha aprendido mucho en muy poco tiempo, sin duda. Claro que también puede ser que el comentario lo escribiera su cibersobrino, que a veces no se sabe muy bien quién es quién o si ustedes son un solo ente.
    De paso que mando el comentario voy a hacer un ejercicio práctico y comprobar si yo mismo puedo borrarlo.
    Agur.

    Señor Dick Grande (a la sazón Hijo de Satanás)

    ResponderEliminar
  26. Uy, pero si solo tengo que darle al icono de la papelera. Nunca te acostarás sin saber una cosa más. Y perdón al resto de personas por este kit-kat.

    ResponderEliminar
  27. En relación al comentario de don Antonio Martín e incluso del suyo, don Mario.El error cometido por el homónimo de Cristiano Ronaldo o de Cruyf no me parece tan grave como para quemarlo en la hoguera virtual o relegarlo ostracismo literario. No sé quien es y no puedo juzgar su calidad como literato pero no creo que merezca este trato, y menos aún siendo como es amigo suyo don Mario. Sigo su blog y seguiré haciéndolo pero permítame decirle que no apruebo este tipo de censura inquisitiva.

    ResponderEliminar
  28. En relación al comentario de don Antonio Martín e incluso del suyo, don Mario.El error cometido por el homónimo de Cristiano Ronaldo o de Cruyf no me parece tan grave como para quemarlo en la hoguera virtual o relegarlo ostracismo literario. No sé quien es y no puedo juzgar su calidad como literato pero no creo que merezca este trato, y menos aún siendo como es amigo suyo don Mario. Sigo su blog y seguiré haciéndolo pero permítame decirle que no apruebo este tipo de censura inquisitiva.

    ResponderEliminar