lunes, 5 de julio de 2010

Es Sanfermines

Leo con la poca indignación que aún me queda un artículo sobre los Sanfermines, festejos en mi opinión propios de mamarrachos más que de personas. Que una cosa es emborracharse, y otra hacerlo con gracia, y la fiesta pamplonica dista mucho de tener una virtud en vías de extinción: la elegancia.

Bien. El artículo de ABC bascula entre los sanfermines y los San Fermines. ¿En qué quedamos? Contradecir el libro de estilo de uno mismo, aunque sea errado, es ya el colmo. Son Sanfermines, señor redactor, como las Navidades. Con mayúscula y todo junto. ¿Por qué? Porque lo dice Mario Moliner, y a tomar viento.

Y, además, tengo razón.

10 comentarios:

  1. Pues sí, don Mario, porque lo dice Vd. Bienvenido sea este texto suyo, que es como una nueva apoteosis suya, que ya esperábamos todos. Es éste, el mío, un comentario rápido, pero no se preocupe Vd.: ya llegará el comentario correspondiente, meditado y sabroso.

    Buenas noches, don Mario.

    Don Antonio

    PS.: ¡A la mierda con todas las fiestas que se basen en la vilolencia gratuita ejercida contra nobles animales.!

    ResponderEliminar
  2. Con el chupinazo comienza una de las fiestas más turistica e importante de España, he escuchado en Punto Radio, a Felix Madero despidiendo su programa en honor a los Sanfermines
    http://www.puntoradio.com/popup/audio.php?id=45737#

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, don Mario, porque lo dice Vd. Bienvenido sea este texto suyo, que es como una nueva apoteosis suya, que ya esperábamos todos. Es éste, el mío, un comentario rápido, pero no se preocupe Vd.: ya llegará el comentario correspondiente, meditado y sabroso.

    Buenas noches, don Mario.

    Don Antonio

    PS.: ¡A la mierda con todas las fiestas que se basen en la vilolencia gratuita ejercida contra nobles animales.!


    (NO SÉ QUE LECHES PASA QUE NO SE SUBE SU COMENTARIO, AMIGO DON* ANTONIO.)

    ResponderEliminar
  4. No se preocupe Vd., don Mario, que hoy parece que el Blogger anda como loco. Lo que le ha pasado a Vd. le ha pasado a otros blogs. Parece ser que, con eso del Fútbol y los Sanfermines, hasta lor ordenadores se han vuelto locos.

    Buenas tardes.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  5. Don Mario, amigo mío,

    Hoy se nos presenta Vd. como el auténtico don Mario. Por mucho que el DRAE diga que son sanfermines, hace Vd. bien en deceir que son Sanfermines, así, todo juntito y con mayúscula. Pasa lo mismo que con Santiago, que procede de Sanctus Iacobus, que se ha quedado en eso, en Santiago. ¡A qué nadie le antepone el San! Pues porque el San ya viene incorporado. Lo mismo que con paterfamilias, que procede de pater familias.

    Hace Vd. muy bien en decir que eso es así, porque lo dice Vd. También podría haber dicho otras frases alternativas y equivalentes:

    Porque me sale de los cojones.
    Porque me la suda lo que diga la RAE.
    Porque me la lleva floja.
    Porque nuestra piel de toro, al decir de Estrabón –porque parece que el término España es como tabú-, está llena de ignorantes que no saben dónde tienen la cara. Porque tampoco tiene por qué ir a Missa lo que dice la RAE:

    sanfermines.
    1. m. pl. Festejos que se celebran en Pamplona durante una semana, en torno a la festividad de San Fermín.

    Y, si quiere, porque también lo digo yo, que comparto muchas opiniones con Vd.

    En definitiva, porque es así, y así tiene que ser.

    Y los que no estén de acuerdo, pues eso, que se vayan a recibir cornadas y a hacer el imbécil delante o detras de unos toros.

    Que tenga Vd. un buen día.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  6. ME CORRIJO:

    en decir que son
    ...
    detrás de unos toros

    en lugar de:

    en deceir que son
    ...
    detras de unos toros

    ResponderEliminar
  7. Querido don Mario, qué interesante sería un blog personal (aunque este goza de su sello personal e intransferible, qué duda cabe), en el que nos contara cuáles eran los festejos a los que solía acudir a sus veinte años. Siento verdadera curiosidad.
    Me temo que las borracheras (sepa uno emborracharse o no) suelen tener poco de elegante. Es como la muerte, nos iguala: el borracho es insoportable sea cual sea su calaña. Termina siendo un pesado, un coñazo y aguándote la fiesta a no ser que te unas a él en su borrachera, y si te descuidas te termina vomitando o meándote en los zapatos, y además te toca llevarlo a casa porque todo el mundo termina dejándolo tirao o está tan tirao como él.
    Otra cosa es ese estado de desinhibición que provoca el ese trago (en singular) de más y que vuelve a algunos pasajeramente locuaces, ingeniosos y divertidos. Hasta atractivos estoy por decir. Pero que quede ahí. Difícil.
    En cuanto a sanfermines o san fermines, si usted lo dice, como siempre, aquí no se hable más.

    Tenga usted un feliz verano e hidrátese
    (elegantemente), que los golpes de calor son fatales.

    ResponderEliminar
  8. La elegancia en los sanfemrines está en cada uno, que mamarrachos los hay en todos los lugares, hasta en los más elegantes.

    ResponderEliminar
  9. Si Mario considera que los Sanfermines son unas fiestas de borrachos poco elegantes, es que no conoce mucho los Sanfermines. Le animo a venirse y comprobará que, además de borrachos poco elegantes, que los hay, las fiestas de San Fermín son mucho, muchísimo más.

    ResponderEliminar