martes, 5 de abril de 2011

Las putas comillas

Perdón por tan vehemente, incluso vulgar, epígrafe, pero es que ya está bien. Llevo sufriendo décadas, en todas las editoriales posibles aunque con especial contumacia las de Seix-Barral y Anagrama, el uso anárquico de las comillas.

Siempre he tenido para mí que, coño, después de ellas va el punto y seguido, y no al revés, pero la tenía como una norma de esas mías, atinada, pero quizá sin el refrendo académico necesario.

Hoy he acudido, mi sobrino mediante, a la Fundéu BBVA, que está haciendo lo que la remolona RAE no ha hecho en siglos, que no es otra cosa que ponerse las pilas, para que me aclararan tan delicado pero relevante asunto. Y esto es lo que he encontrado, una muy valiosísima información:

Sin embargo, cuando un texto entrecomillado acabe en punto, este se escribirá detrás de las comillas de cierre:

Imagen:si.png Juan dijo: «Ya no aguanto más. Necesito unas vacaciones urgentemente». Desde entonces, no he vuelto a verlo.
Imagen:no.png Juan dijo: «Ya no aguanto más. Necesito unas vacaciones urgentemente.». Desde entonces, no he vuelto a verlo.
Imagen:no.png Juan dijo: «Ya no aguanto más. Necesito unas vacaciones urgentemente.» Desde entonces, no he vuelto a verlo.

Estoy harto de ver cómo los editores se pasan por los santos cojones esta norma, que a mí entender deja poco lugar a la ambigüedad. Y leo, precisamente antes de escribir este post, lo siguiente, en 'Bartleby y compañía', que edita Quinteto:

«...sueño en vida y sueño al dormir, que también es vida...»

y tan solo una página después, es decir, falta de criterio absoluta, leo esto:

«La dignidad de la inteligencia reside en reconocer que está limitada y que el universo se encuentra fuera de ella.»

Peor, imposible.

9 comentarios:

  1. Estimado maestro, ¿mejor ya de ese ataque de exasperación? Reconozco solo (no me acostumbor yo a esto de no tildar, queda fatal)leer el título la deja a una que no sabe si opinar a agachar las orejitas e irse a otra parte, pero después de varios días ya me atrevo, y además lo animo a que escriba otro con el título de El puta tilde del ti... porque hay que joderse la manía con la tilde de ti y luego te plantan el mi (pronombre) sin ella, en fin...
    Lleva usted más razón que un santo, concretamente en uno de sus ejemplos, tanta comilla y tanto punto a lo loco parecen mostrar los ojitos y el flequillo de un niño avispado... Esos emoticonos y demás simpáticas gilipolleces que nos da por poner a falta de no poder vernos, ejemplos ; ), o : ), o :O etc, etc... y ahora este .".
    Aproveche usted este fin de semana soleado y tranquilo para salir a pasear.
    Buenas pardes.

    ResponderEliminar
  2. Ah, se me olvidaba decirle que admiro su dominio de esas cositas que hacen que una entrada quede más atractiva etc, etc... ¿Cómo ha colocado esas marcas en las respuestas correctas o incorrectas como si de un Trivial digital se tratara?

    Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  3. Pareciera, por mi primer comentario, que me he empleado en la botella de Brugal. Emulo a nuestro común amigo Antonio Matín Ortiz, y donde dije Reconozco solo, quería decir Reconozco que solo leer... Donde dije El puta tilde del ti, quería decir La puta tilde de ti. Además, un golpe de espacio tras cierre de paréntesis y esas Buenas pardes en las que no sé cómo llegó ahí la p.
    Buenas tardes!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo suelo poner el punto detrás de las comillas.
    Aunque en el caso de los puntos suspensivos los pondría dentro, porque es el personaje quien deja la frase en el aire, no sé si me explico.
    Interesante cuestión.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. LLego hasta usted por el Patio, que no es mal modo de llegar, y estoy seguro de que compartirá esta certeza. Dicho esto: como usted, siempre puse tras las comillas de citas un punto; me costó un disgusto con el director de tesis, pero así lo puse: cita y punto. Es lo que hubo. Me alegra saber que mi sentido común iba contra la ignorancia... Suficientemente debatido: muchas gracias. Ya volveré por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. El Patio mediante he descubierto este blog y... ¡qué descubrimiento! A partir de ahora mismo le enlazo en mi humilde bitácora para así estar al tanto de sus sagaces, divertidas e indignadas entradas sobre este vocabulario nuestro que tanto nos gusta y que tantas cabezas y pelotas rompe.
    Tremendo placer dar con usted, don Mario, porque ya está uno cansado de los 'sino' que son 'si no' y de los 'que' que deben ser 'de que', que el error a la inversa, gracias a Dios seguro que no, parece que se da menos.
    También he de reconocer cierto temor ante visitas suyas (que tanto me honrarían) a mi blog donde sin duda descubrirá errores. Porque el respeto a la gramática y a la ortografía no me garantizan la corrección total que estaría orgulloso de alcanzar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. En esta ardua cruzada contra el maltrato de nuestra lengua, le propongo un tema del que no ha hablado: el (demasiado) habitual error de decir "ese agua". Incluso en series y películas dobladas, se comete esta aberración.

    Le dejo un enlace de la RAE al respecto

    http://www.rae.es/rae/gestores/gespub000018.nsf/(voAnexos)/arch8100821B76809110C12571B80038BA4A/$File/CuestionesparaelFAQdeconsultas.htm#ap10

    ¡Gracias por su labor!

    ResponderEliminar
  8. La RAE no tiene nada de remolona y es la que mejor nos informa sobre el uso del español.

    Respecto al uso de las comillas ver:

    http://buscon.rae.es/dpdI/SrvltGUIBusDPD?lema=comillas

    ResponderEliminar
  9. Estimado Don Mario: en mi profana opinión, en el caso del punto final se entiende que es más estético sacarlo de las comillas y dejarlo como punto final o seguido de la oración principal, pero en el caso de los puntos suspensivos no lo veo tan claro, ya que ponerlos fuera de las comillas no sería tampoco correcto ya que no se refieren estos puntos al texto principal sino a la referencia o información textual entrecomillada, es decir, que no vienen al caso, no pueden hacer, como en el caso , valga la redundacia, del punto final o seguido, la misma función para la principal y la entrecomillada, cuando lo que pide la primera es un punto final o seguido. Así pues, yo creo que o ponemos puntos suspensivos y luego comillas y punto final, o no ponemos el punto final por no parecernos estético (“…”. versus “…”). Me quedo con la primera opción.

    Me gustaría saber su estimable opinión sobre ello, dado que parece no haber norma reglada. Un saludo y gracias.

    Elika

    ResponderEliminar